Existe la creencia de que sólo cierto tipo de piel puede lucir radiante, suave y libre de imperfecciones; esto es mentira, cualquier persona puede tener una piel sana, lo único que necesita es poner atención y dar los cuidados necesarios según su tipo de piel.

Básicamente hemos oído que hay 3 tipos de piel predominantes, pero son las variaciones y las variables independientes las que hacen a cada caso especial y no estoy hablando de matemáticas.

Hay también cinco factores importantes para conocer el por qué tal vez tu piel te ande jugando una guerra.

  1. Herencia/Hormonas/Humor
  2. Clima
  3. Alimentación
  4. Tratamiento inadecuado
  5. Malos hábitos

El primer punto; no debes olvidar que eres la mezcla de tus padres, por tanto eres el resultado de la evolución en tu familia, si tienes algún problema con tu piel sólo debes observar como es la de tus familiares probablemente encuentres que la sensibilidad la heredaste de tu abuelo, la resequedad de tu tía, y los poros abiertos en la barbilla por parte de tu padre! Observando esto te harás más consiente de los cuidados que debas poner en tu piel, y te darás más  o menos una idea de que mezclas de pieles tienes. La cuestión de las hormonas va un tanto ligado con la herencia porque probablemente si tienes problemas hormonales sea porque alguno de tus padres los tenga, para que te des una idea la elevación de testosterona o sus cambios son los que provocan el acné doloroso, el cambio en los estrógenos son los que provocan el acné pasajero y de brotes pequeños; si notas que tus granitos vienen en ciclos puede ser que estés pasando por algún ajuste hormonal (pubertad, menstruación, inicios de menopausia) si es persistente o sufres acné por más de 2 años de manera constante debes acudir con un dermatólogo y tu doctor familiar, el cual probablemente te ajuste las hormonas. Y por último tu estado de ánimo y/o humor, que también tiene que ver con las hormonas, y es que el cuerpo es maravilloso y reacciona según las necesidades, aprende a escuchar a tu cuerpo; si tienes problemas con tu piel y eso no es regular ponte a pensar si has pasado por algún cambio de humor o de ánimo, tal vez ése sea el problema.

El segundo punto (clima) es ignorado por muchos y es que mientras algunas personas se adaptan a los cambios climáticos súper fácil hay quienes no podemos soportarlo, por lo que debes de ver las condiciones climáticas en las que vives para que sepas como lidiar con ello, y también evita los cambios drásticos de estos.

Por ejemplo:

  • Si vives en la playa hay humedad, por lo que constantemente estarás liberando aceite en tu piel y puede lucir brillosa.
  • Si eres citadina, eres propensa a la resequedad por la contaminación.
  • Si vives en zonas secas, con mucho sol, o frías eres propensa a la resequedad y puede quebrarse tu piel.
  • Si la zona en donde vives haymuchas corrientes de aire y/o tierra y polvo, puede secarte esto la piel y comenzar a marcar líneas de expresión.
  • Si eres la combinación de alguno de los anteriores eres propensa a la aparición de granitos.

Ya ves? Hay cosas que no dependen de tí y que muy probablemente hayas estado ignorando por lo que aunque hayas estado usando muy buenos productos para la piel si no habías tomado en cuenta esto, entonces no estabas usando lo adecuado.

Pero también hay cosas que dependen de tí, como lo es la alimentación, y aunque muchos afirman que comer ácidos (limón), semillas (nueces, almendras), aceites, café y chocolate dañan y provocan acné en la piel déjame decirte que eso no es cierto, no hay manera de que de lo que se absorba en el estómago se transfiera a la piel, por lo que puedes seguir comiendo eso, esos alimentos no son toxinas. Pero en lo que sí interviene la alimentación con tu piel es el balance que lleves en ella; has escuchado eso de eres lo que comes? Pues es muy cierto!  Ya que si comes chatarra tu cuerpo sólo absorberá la chatarra y con eso alimentará a las celulas de todo tu cuerpo, por lo que estarán mal nutridas y no se reflejará en una piel y un cabello/uñas sanas.

Te recomiendo tomar agua, comer sanamente y evitar a toda costa los azúcares refinados, así como los alimentos procesados, los panes dulces y demás golosinas, alimenta tu cuerpo con frutas, verduras, semillas, aceites naturales, y chocolate sin endulzante (amargo), de vez en cuando vino y carnes sin grasa, hay muchas opciones; reserva para las ocaciones especiales la pizza, palomitas y refresco!

Si haces esto notarás un cambio y un mejoramiento general de tu cuerpo en un mes.

Tratamiento inadecuado.

Cuántas veces no habrás comprado algún producto para la piel que te haya recomendado una amiga, o que hayas leído en una revista, alguno que anuncian en tv etc. Si te dejas llevar por esos impulsos y esas opiniones que no son tu piel puedes llevarte el chasco de perder dinero y empeorar la situación con tu piel, lo mejor es que focalices los problemas, determines que tipo de piel tienes y utilices los productos adecuados para tí.

Y el último punto: Malos hábitos

Si a lo anterior le sumamos las malas costumbres que tienes, notarás que no es tanto un problema con tu tipo de piel, sino que más bien nunca te habías preocupado en observarla con detalle. Así como los autos y las albercas necesitan un mantenimiento regular, de la misma forma lo necesita la piel. Si olvidas desmaquillarte en la noche o no te aseas el rostro antes de irte a dormir, si no lavas con regularidad tu almohada y tus sábanas y aparte a eso le sumamos que te tocas la cara a cada rato y no tienes la precaución de lavarte las manos antes… lamento decirte que tú eres la única que se ha hecho daño en la piel.

El aseo del rostro antes de dormir es necesario ya que, al dormir se distensan los músculos de la cara y se segregan aceites naturales en la piel para repararla, si tu cara no está limpia lo más seguro es que esos aceites junto con la mugre hagan puntos negros sobre tu piel y después acné.

De igual forma si no procuras lavar tu almohada y tus sábanas en las que se almacenan las bacterias de tu cabello, los aceites de tu piel y el polvo del ambiente, todo eso sumado es un licuado de daño inminente a tu piel. Procura cuando menos cambiar tus sábanas una vez al mes y cambiar la funda de tu almohada o “voltear” el lado en el que la usas cada quince días.

Sobre tocarse el rostro; sí yo lo sé a veces es inevitable no retocarse la ceja o apretarse el granito en los tiempos libres, o recargarse sobre tu mano mientras ves tv o lees un libro (ay ajá!), yo lo sé que es inevitable, pero las manos son nuestra puerta con todo lo que hay tangible allá afuera, con eso hagarramos dinero, las llaves, la bolsa/mochila, las agujetas, el pasamanos, las plumas, la pared… quiéres que le siga? Si no puedes evitarlo hazte la costumbre de cargar con toallitas húmedas o gel anticéptico para que las desinfectes antes de que te la agarres. Si puedes evitar agarrarte los granitos mejor, ya que con las uñas puedes romper la piel y hacer ciatrices, aparte que dejarás la piel abierta y suceptible a infecciones y que el enrojecimiento pasajero se ve FATAL!

Por lo mientras te dejo esto, y te dejo pensando para que notes todo lo que has hecho mal con tu piel.

Anuncios