He visto en diversas ocasiones, en muchos foros sobre personas ahorradoras que preguntan por recetas caseras para la elaboración de maquillaje, para mis lectoras asiduas a lo mejor mi punto de vista sobre éste tema en particular es ya bien conocido, puedes checar parte de ello en el artículo Estándares de calidad, que les gustaría saber cómo hacer su propio esmalte, lipgloss, labial, sombra, polvo compacto, hasta delineador, y bueno para algunas les parece bien, pero si ya hay un laboratorio que dispone de la materia prima a bajo costo, ya ha realizado pruebas e investigaciones y ya tiene establecida su receta para siempre obtener el mismo resultado sobre un producto, para qué experimentarle?

Muchas de las veces sale más caro, producirlo caseramente que comprarlo aunque sea de no muy buena calidad, luego está eso, la calidad, no podemos asegurar que replicaremos exactamente el resultado que obtuvimos la primera vez y tercero , la caducidad, entendamos que los productos cosméticos se aplican sobre la piel y parte de ellos es absorbido, por lo que si no sabemos con certeza la fecha en que expirará nuestro experimento, cómo podremos saber que sigue siendo estable y seguro?

Para mí es mucho riesgo, por eso yo no experimento, eso se los dejo a la niñas de 10-12 años que no pueden costear su maquillaje y juegan a ser las especialistas, porque aparte no se pueden obtener productos de gran pigmentación o colores únicos en acabado con materia prima que se consigue en la farmacia.

Sin embargo hay algo que sí recomiendo y puede ser una gran opción para muchas de nosotras que queremos ahorrar y es maximizar los productos que ya tenemos, buscando buenas ofertas, aprendiendo a aplicar correctamente nuestro maquillaje para que dure más y cuidando nuestra piel para que no necesitemos de mucho maquillaje.

Y como recordarás de los últimos puntos ya hemos hablado en éste blog, pero del primero no, y entonces ¿Cómo podemos maximizar nuestro maquillaje? ¿A qué se refiere esto? Bueno pues hay productos que son compatibles o que se pueden mezclar para así obtener más producto.

Por ejemplo cuando te acabas o se seca una mascara, cuando cambia su composición química (se espesa o se hacen grumos) puedes diluírla para agotar todo lo que quede en el envase, aunque no lo creas esto es una gran parte en el negocio de los cosméticos, el que se desperdicie producto para que compres más y más pronto  ya sea por el diseño del empaque o por la caducidad.

O también los tubos plásticos donde colocan, cremas, cuando creemos que lo hemos terminado puedo decir que al menos queda un 30% de producto en las paredes y extremos del envase.

Checa los tips en la parte II =práctica=

Anuncios