Hay ocasiones en las que nos dan arrebatos o ganas de comprar artículos que no necesitamos, esto me pasa a mí con el maquillaje, y es que aunque no tengo una colección extensa ni diversa puedo decir que pase de tener nada a una cajonera repleta de maquillaje en sólo 3 meses :S.

Y pues en mi arrebate de cosas nuevas, en cuanto me llegaban los artículos pues los abría y los probaba en mi muñeca, puedo decirles que hasta la fecha hay cosas que de la primera prueba que hice no los he vuelto a usar. Ya tengo tantas opciones que hay productos que nunca uso, quise ampliar mi colección y se me olvidó la caducidad; un producto empieza a correr contra su tiempo de vida de uso (tiempo de vida media) desde que lo destapas, lo hayas probado o lo hayas abierto sólo para olerlo, el producto al entrar en contacto con el aire ya se ha activado para comenzar a echarse a perder. Por lo que la idea de “menos es más” se sigue comprobando de que es cierta, no somos maquillistas profesionales, para qué tanto?

La caducidad ocurre porque con el aire se van oxidando las fórmulas, la caducidad es el tiempo aproximado en el que se mantienen las propiedades del producto de manera estable, en la que nutrirán a nuestra piel y no la dañaran, usar productos fuera de su caducidad puede causar intoxicaciones y otro tipo de reacciones alérgicas.

Hay un apróximado de tiempos (tiempo máx. estimado) de caducidad según el producto:

  • Productos en polvo: 3 años
  • Cremas corporales/faciales y gel: 1 año
  • Correctores, bases de maquillaje y primers: 1 año
  • Lápices delineadores: 3 años
  • Mascaras: 8 meses
  • Labiales: 2 años
  • Esmaltes: 1 año
  • Productos que contengan algún tipo de alcohol (tonificantes, purificantes, sprays, acetona, etc.): 3 años
  • Productos pigmentados en crema, mousse, gel: 1 año y 6 meses
  • Delineadores líquidos: 10 meses

Todo el maquillaje mineral no tiene caducidad mientras se tengan los cuidados necesarios. El maquillaje de origen natural que es diferente al mineral, tiene una vida más corta por no contener ningún tipo de conservador (aproximadamente un 30%- que el maquillaje normal).

Recuerda que si no has usado tus delineadores durante un largo periodo, antes de volverlos a usar, debes humectar la punta con una gota de aceite de almendras y después alfilarlo para que la mina esté fresca.

Cuando las sombras comprimidas tienen una capa dura y oscura sobre ellas quiere decir que han absorrbido grasa de tus párpados y se ha echado a perder la superficie, por lo que debes tener mayor higiene con tus aplicadores, brochas y pinceles para no contaminar más producto, para salvar esta sombra raspa esa capa, esto también puede pasar con los polvos compactos para el rostro pero esto en vez de ser por las brochas es por la esponja con la que la aplicas, recuerda que debes lavar éstas de menos una vez a la semana y deshecharlas al mes.

Independientemente a su caducidad si un producto presenta alguno de los siguientes síntomas, NI LO PRUEBES, debes deshecharlo cuanto antes:

  • Huele mal o ya no tiene aroma
  • Tiene un tono diferente al que tenía
  • Se ha espesado su textura
  • Se ha dividido (cortado o separado) la fórmula
  • Tiene grumos

Sigue estos consejos para no acortar la vida de tu maquillaje:

  1. No compartas tu maquillaje, tus bacterias son tuyas.
  2. Evita aplicar el maquillaje con los dedos, ya que si no están limpios contaminarán el producto.
  3. Recuerda cerrar correctamente los empaques y almacenarlos en un lugar aislado a los cambios de temperatura y donde no reciban la luz del sol.
  4. No utilices saliva para corregir algún error o para facilitar la aplicación de algún producto.

Recuerda a la hora de comprar que no necesitamos todo lo que nos gusta, asegúrate de que sea un buen producto a buen precio, y que los tonos sean compatibles con tu color de piel, pruébalos SIEMPRE antes de comprarlos, compara opiniones (por eso abrí la sección de reseñas y pruebas y muestras). Compra sólo lo que realmente vayas a utilizar, no está padre tirar productos sin haberles sacado provecho. Cuida siempre tu salud y tu economía.

Hay muchas formas en las que puedes cuidar de estos aspectos, si sabes que estás muy atareada o que no tienes muy buena memoria puedes etiquetar con la fecha en la que abriste los productos, o rotularlos, puedes acomodarlos y organizarlos de tal forma que los más nuevos queden más distantes, o hacer un proyecto “ten pan”.

Recuerda que con fresco no me refiero a el baño, ya que ahí se exponen a humedad.

Después de 3 años de almacenaje (aún estén nuevos) duda de su estado.

No olvides desinfectar tus barras de labial que han sido expuestas a heridas en los labios (desde leves yagas hasta fuegos y herpés) y evita usar productos cuando tengas infecciones en los ojos o consigue muestras si requieres de maquillarte para que desheches esos productos pasada tu infección ya que ni las mascaras ni sombras pueden desinfectarse y ya cargarán con las bacterias.

Hay una manera en la que los laboratorios nos facilitan el comprendimiento yconocimiento de la caducidad de nuestros productos cosméticos, y eso es con ésta imagen que viene en la información de contenido del producto.

Consiste en una imagen de una latita la cual trae un número, esto significa que el producto sirve X meses después de abierto.

Toma tus precauciones, el tiempo que dice ahí es el máximo, por lo que si no almacenas de manera adecuada tus productos puedes reducir su vida hasta en un 45%.